La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles es un templo católico de la ciudad de Cartago, Costa Rica; siendo uno de los más visitados en la zona por los viajeros, ya que la tradición explica que una mulata que habitaba antiguamente el barrio, encontró en 1635 una imagen de Nuestra Señora de los Ángeles.

Posteriormente, una gran cantidad de milagros sucedidos en la región le fueron atribuidos a sus poderes milagrosos, lo que provocó que en el barrio de Puebla de los Pardos se convirtiera en un espacio al que todo el mundo quería ir a visitar.

Gracias a esto, se construyó en el lugar una ermita, en la que se constituyeron más tarde templos mucho mejor formados, sobre todo el que fue edificado en 1675, que fue erigido en basílica durante el episcopado de Monseñor Anselmo Llorente y Lafuente.

Sin embargo, a comienzos de mayo de 1910 se produjo un impresionante terremoto que arruinó buena parte del templo, aunque éste sería reemplazado años más tarde por otro de estilo bizantino y mayores dimensiones. El mismo fue construido a partir de 1912, gracias a un diseño del prestigioso arquitecto Lluis Llach Llagostera.

Hoy en día, es el principal centro de peregrinación religiosa de Costa Rica, especialmente con motivo de la festividad de la Virgen de los Ángeles, que se celebra el 2 de agosto.